Higiene íntima


El órgano sexual femenino necesita un aseo específico respecto al resto del cuerpo para evitar la proliferación de gérmenes.







Consejos para una higiene íntima excelente:


  • Lávate una vez al día o máximo dos veces para evitar la proliferación de microbios. Así mismo, es recomendable un aseo después de cada relación sexual. Sécate con una toalla limpia después de ducharte para eliminar cualquier resto de humedad.
  • Cámbiate de ropa interior diariamente, utiliza menos tangas por que favorecen los frotamientos,  por lo tanto el desarrollo de micosis.
  • No utilices tejidos sintéticos son propicios a la maceración, utiliza lencería100%  algodón.
  • Lava la ropa interior como mínimo a 60º.
  • Durante el periodo cámbiate la protección periódicamente, al menos tres veces al día.
  • Evita los tejanos y los pantalones muy ceñidos, provocan irritación. 
  • Límpiate de adelante hacia atrás para evitar la transmisión de bacterias.
  • Lávate las manos antes de cualquier contacto con la vagina.
  • No lleves el traje mojado demasiado tiempo: la humedad favorece la proliferación de las bacterias.
  • Consulta regularmente a un ginecólogo, una revisión anual es indispensable para prevenir y detectar infecciones eventuales.
  • Elige productos de higiene que sean avalados en su calidad, no compres lo más barato tu cuerpo lo agradecerá.



 TU MERECES LO MEJOR, PROTÉGETE DE VERDAD.


No hay comentarios:

Publicar un comentario